EL “OBSERVADOR” QUE SOMOS

*La manera en que vemos las cosas, es sólo la manera en que las vemos. Nada nos permite decir que ésta es la manera en que ellas realmente “son”.

*No sabemos como las cosas son, sólo sabemos como las observamos o como las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos.

*La manera en que vemos las cosas, habla de la clase de observador que somos.

*Problemas, posibilidades y soluciones están en función de la clase de observador que somos.

*No sólo actuamos de acuerdo a como somos, también somos de acuerdo a como actuamos.

*La acción genera “ser”. Devenimos según hacemos.

*Actuamos acorde a los sistemas sociales a los que pertenecemos.

*No sólo observamos con nuestros ojos. También observamos con nuestras distinciones. Nuestras distinciones nos constituyen como el observador que somos.

*La distinción es el resultado de un acto realizado por un observador en el “lenguaje”.

*Realizando la distinción el observador separa algo de un trasfondo, y es capaz de relacionarse con ella como una entidad única.

*Tener distinciones nos permite observar, lo que otros no pueden ver.También nos permite accionar, donde otros no pueden.

*Nosotros no somos capaces de accionar en un mundo que no podemos observar.

*Las personas teniendo diferentes discursos históricos y/o proviniendo de diferentes culturas poseen diferentes distinciones. Esto hace de ellos observadores diferentes.

*Con el objeto de constituirnos en un observador diferente y expandir la foma de actuar y producir otros resultados en nuestras vidas, debemos aprender “nuevas distinciones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *